Voluntariado en la Misión de Tolé

Voluntariado de 8 jóvenes españoles en la Misión de Tolé

El verano pasado 9 voluntarios del colegio Valdeluz, entre ellos 4 profesoras, acompañados por el P. Chema, tuvieron una experiencia maravillosa en Panamá. Después pasamos por las clases del colegio y los grupos de la parroquia para dar nuestro testimonio. Fue así como a varios chicos del grupo Scout San Pablo del colegio les entró la curiosidad y el deseo por tener ellos también una experiencia misionera. Después de prepararse adecuadamente con los consejos de otros voluntarios, como Guillermo y Marina, que estuvieron dos años en la Misión, decidieron dar el paso: este año 8 jóvenes de España realizan un voluntariado de un mes en la misión de Tolé, de los PP. Agustinos en Panamá. Son 2 monitores del Grupo Scout San Pablo, David Menéndez y Pablo García, 5 Rutas de grupo scout, Cristina Lázaro, Sergio López, Guiomar Romero, Juncal Larrea y Clara Saldaña y una voluntaria de El Escorial, Patricia Bullón.

Por las mañanas van a visitar las escuelas de las comunidades de la montaña, Realizan talleres de valores con los niños y les ayudan con apoyo escolar. Por las tardes acompañan a los misioneros, colaborando en las dos residencias de estudiantes de Tolé y Llano Ñopo, dando clases de inglés e informática. También realizan talleres con los niños y colaboran en diversas tareas de acondicionamiento de la Misión. Los estudiantes de la Residencia también colaboran en el mantenimiento de las instalaciones: realizan tareas de limpieza, cortan el césped, pintan, cuidan de la pequeña granja etc. El fin de semana permanecen en una comunidad, animando las celebraciones litúrgicas.

Durante su estancia, en dos grupos, alternativamente estarán en Tolé y Llano Ñopo. En el centro misional San José Obrero está la Residencia de Estudiantes San Agustín de Tolé (RESA). Fue fundada hace ya 40 años. Allí 105 chicos y chicas tienen la oportunidad de estudiar, pues de lo contrario tendrían que recorrer varias horas de camino cada día para llegar al colegio de Tolé. Tienen una pequeña biblioteca, sala de informática, comedor y dormitorios.

Llano Ñopo se encuentra en la serranía del río Tabasará, en plena zona de la Comarca Ngábe- Buglé.  Allí la mayoría de sus habitantes son indígenas guaymíes, aunque también hay latinos. Es el último paraje al cuál se puede llegar con “carro”. Debido a esto, muchas gentes de las comunidades vecinas bajan a este lugar  para proveerse de alimentos y mercancías transportadas en dichos carros. Veintisiete años después de la muerte del P. Moisés al cruzar las crecidas aguas del rio Tabasará cerca de la comunidad de LLano Ñopo, los agustinos quisieron rendirle homenaje construyendo en esa misma comunidad de la comarca Ngöbe Buglé una residencia que lleva su nombre. La idea surge de los padres agustinos, que ven cómo el colegio de esta comunidad va creciendo y no hay lugar para que los estudiantes puedan hospedarse con garantías de una buena alimentación y seguridad para sus pertenencias.

Es encomiable la labor de los Delegados de la Palabra y los catequistas, que mantienen viva la fe en la comunidad. Todos los meses acuden a Tolé para recibir la formación necesaria, que junto al “Pan de la Palabra”, les ayuda a dar la catequesis semanal. También vimos cómo se imparte catequesis a los niños y a los jóvenes, antes o después de la Eucaristía.

Los agustinos han conseguido que llegue la carretera a lugares muy apartados, la canalización del agua, la instalación del centro de salud, la creación de las residencias de Estudiantes RESA en Tolé y Padre Moisés en Llano Ñopo, la construcción de casas de acogida para aquellos que van de paso, la edificación de capillas en todas las comunidades, la creación de talleres de formación de la mujer…

Desde España les ayudamos en nuestros colegios y parroquias con las llamadas “Becas de Tolé”. Ahora los voluntarios les llevan ayuda económica aportada por los jóvenes de la parroquia con las actividades realizadas durante el año: festival “Panamarte” y “Bar Solidario”. Ahora los voluntarios ofrecen su presencia y ayuda personal. Esperamos que su experiencia sea muy gratificante y nos ayude a intensificar la colaboración con la Misión de Tolé.

P. José María Martín